Dentro de los diferentes puestos que puede desempeñar un funcionario del Cuerpo de Ayudantes de Instituciones Penitenciarias (C1), el Jefe de Servicios está en la cúspide. Es un puesto de alta responsabilidad al cual se accede principalmente por antigüedad y mediante concurso, destacando el desempeño de otros puestos de responsabilidad intermedia, la formación académica, cursos, idiomas…

Asimismo, forma parte de los puestos del Cuerpo Especial de Instituciones Penitenciarias (A2), al cual se accede por promoción interna y mediante concurso-oposición.

El nivel de complemento de destino asignado es el 22.

Como órgano unipersonal definido en el Art. 283 del Reglamento Penitenciario de 1996:

El Jefe de Servicios es el encargado de la coordinación de los servicios del área de vigilancia bajo la dirección y supervisión de los mandos del centro y, en consecuencia, adoptará provisionalmente las medidas indispensables para mantener el orden y el buen funcionamiento de los servicios, dando cuenta de ellas al Director.

Las funciones definidas en el Art. 287 del Reglamento Penitenciario de 1981, son las siguientes:

1. El Jefe de Servicios más antiguo en la plantilla sustituirá al Administrador en los casos de vacante, enfermedad o licencia.

2. Son obligaciones específicas de los Jefes de Servicios:

  1. Despachar diariamente con el Director para informarle de la marcha de los servicios y de las novedades que hubiere, y para recibir sus órdenes.
  2. Cuidar de la disciplina general del Establecimiento y de que se realicen los servicios en la forma establecida.
  3. Estimular y orientar a los funcionarios que de él dependan en el cumplimiento de sus deberes, estudiar sus cualidades e informar al Director de su comportamiento.
  4. Procurar conocer personalmente a los internos e informar al Director sobre los mismos, y a otros superiores cuando lo soliciten.
  5. Visitar durante el servicio todos los locales del Establecimiento para cerciorarse de su estado de conservación, orden, limpieza y seguridad.
  6. Adoptar provisionalmente las medidas indispensables para mantener el orden y buen funcionamiento de los servicios regimentales, dando cuenta de ellas al Director.
  7. Mantener en lugar adecuado y debidamente controladas durante el día las llaves de los dormitorios y locales que no hayan de ser inmediatamente utilizados, y, durante la noche, las de los departamentos interiores del Establecimiento.
  8. Organizar debidamente todos los actos colectivos y presidirlos cuando no asista un funcionario de superior cometido.
  9. Comprobar que los funcionarios que de él dependan realicen los recuentos, cacheos y requisas, así como las revistas e instalaciones, utensilio, vestuario y aseo de la población reclusa.
  10. Dirigir la oficina de la Jefatura de Servicios y activar sus trabajos.
  11. Asistir como Vocal miembro de la Junta de Régimen y Administración en el caso de que le corresponda, conforme a lo dispuesto en el artículo 262. (más antiguo en el puesto).
  12. Cumplir cuantas tareas le encomiende el Director en relación con el servicio que le corresponde conforme a su categoría y cometidos.

Además de todas ellas, diariamente el Jefe de Servicios realiza las siguientes tareas:

  • Conformidad de órdenes de Libertad, diligencias, salidas a hospital, salidas programadas, permisos,…
  • Conformidad en ingresos voluntarios, detenidos, presos,…
  • Supervisar la ausencia de trabajadores y adecuar el libro de servicios.
  • Suspender las comunicaciones en casos motivados.
  • Elevar todos los partes de incidencias e informes.
  • Atender quejas y peticiones de internos, familiares,…
  • Conformidad libro de Altas y Bajas
  • Conformidad de todos los recuentos.
  • Conformidad en rondas nocturnas, revisión de patios, partes de cacheos, informes de PPS, huelgas de hambre,…
  • Conformidad de los libros de incidencias de los distintos servicios.
  • Conformidad de instancias de autoridades.
  • Designado Jefe de intervención en el plan de emergencia.
  • Adopción de las funciones de Jefe de emergencia en ausencia de éste.
  • Ordenar recuentos extraordinarios.
  • Autorizar cacheos con desnudo integral.
  • Informar a la Junta de Tratamiento la aplicación de régimen cerrado a preventivos.
  • Realización de Actas de comparecencia a internos.
  • Acordar una calificación mayor de falta leve en procedimientos abreviados.
  • Asistir como vocal miembro en las Juntas de Tratamiento.
  • Asistir como vocal miembro elegido a la Comisión Disciplinaria.
  • Comparecer en sede judicial en cuantos procedimientos ha participado.
  • Resolver cualquier problema sobrevenido, con el mejor sentido común, teniendo en cuenta las limitaciones de su cargo, la extensa y contradictoria normativa penitenciaria y todo bajo la meticulosa lupa del Director o mando, el inspector de turno, el Juez de Vigilancia, y el agrado del interno o de los propios funcionarios.